Por mucho tiempo hemos pensado y creído que las personas nacíamos y crecíamos con un coeficiente intelectual y este era inalterable.Creíamos que se podían modificar habilidades, hábitos, comportamiento, etc. pero el intelecto era inalterable al paso del tiempo. Reuven Feuerstein discrepó de estos postulados hacia los años 50, vislumbró la capacidad de cambio de la función cognitiva y sin llegar a hablar de plasticidad cerebral, cosa de la que hoy todas las neurociencias están convencidas, indicó la capacidad de modificabilidad de la estructura cerebral.
En este blogg nos moveremos entre los descubrimientos y propuestas de Reuven Feuerstein y las posibilidades que estos y estas pueden aportar a nuestra sociedad.

Categorías: Entrades

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *